6 imprescindibles para construir tu propia bodega de vinos

Para las personas que desean construir la mejor bodega de vinos posible, existen ciertas condiciones cruciales que deben tener en cuenta para que su bodega de vinos funcione de la mejor manera posible.

Temperatura

El control de la temperatura es, sin duda, el aspecto más importante a la hora de montar una bodega. La temperatura más deseable para el almacenamiento de vino a largo plazo es entre 12 y 16 grados centígrados. Sin embargo, es crucial que la temperatura sea siempre constante. Un cambio gradual de temperatura (por ejemplo, entre estaciones) es aceptable, pero cualquier cambio importante de temperatura a lo largo de uno o dos días puede dañar considerablemente su colección de vinos. Las temperaturas más cálidas acelerarán el proceso de envejecimiento y los cambios de temperatura frecuentes arruinarán la condición del corcho, ya que se expande y contrae constantemente.

Localización

La mejor ubicación para una bodega es bajo tierra. El almacenamiento subterráneo de vino generalmente garantiza una temperatura más constante, lo cual es óptimo para mantener una alta calidad.

Por otra parte, no todo el mundo tiene el lujo de poder construir bajo tierra para crear una bodega. Las soluciones sobre el suelo incluyen cosas como renovar un tocador, una sala de almacenamiento, una despensa vieja o debajo de la escalera en su propio sistema de almacenamiento de vino. Evite las paredes exteriores y, en su lugar, elija una ubicación que esté en el medio de la casa. Esto facilita un mejor control de la temperatura de sus vinos.

Humedad

Los mejores niveles de humedad para una bodega están entre el 50 % y el 75 %, siendo el 70 % el nivel de humedad más efectivo. Determinar el equilibrio perfecto asegurará que el corcho esté protegido contra la contracción y el moho, y que las etiquetas estén a salvo de la descomposición.

Vibración

El área de almacenamiento de vino debe estar libre de toda perturbación física y vibración. La vibración constante de la maquinaria pesada, el ruido, las carreteras cercanas o las líneas de tren, etc. agitarán el sedimento en la botella, lo que tendrá un efecto indeseable en el sabor y la calidad del vino a lo largo de los años. El vino debe dejarse reposar y envejecer en paz si el objetivo es una calidad notable.

Luz

Las mejores condiciones de iluminación para una bodega son la oscuridad o la luz tenue. La iluminación hará o romperá la toma perfecta de un fotógrafo; una iluminación inadecuada también estropeará una botella de vino perfecta. Proteger los vinos de su bodega de la luz ultravioleta protege el estado y la calidad. Tanto si se trata de la luz solar natural como de la luz de las luminarias, se debe tener cuidado de controlar adecuadamente la exposición de los vinos a la luz directa. Si hay demasiada luz, el vino madurará mucho más rápido y es posible que estropee su colección de vinos.

Los vinos espumosos exigen aún más cuidado simplemente por su mayor sensibilidad a la luz en comparación con otros vinos.

Ventilación

Una ventilación adecuada es fundamental para reducir olores y malos olores en la zona de almacenaje, de lo contrario el vino absorberá olores de la bodega a través del corcho, estropeando una botella perfecta.

Cuida bien tu bodega y ella cuidará de ti. Desarrollar la bodega perfecta es una gran inversión; pero es una inversión que cosechará recompensas significativas a medida que pase el tiempo.

¿Estás pensando en construir tu propia bodega de vinos? ¡No comprometa estas condiciones ‘imprescindibles’! Son las únicas garantías que tendrá para proteger la calidad de sus vinos almacenados y su inversión.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario